Departamento de Estado de EE. UU.
Washington, D. C. 
29 de enero de 2024 

SECRETARIO BLINKEN: Bien, buenas tardes a todos. Primero, permítanme decir que, como siempre, es un placer tener al secretario general Stoltenberg aquí en Washington, en el Departamento de Estado. En primer lugar, permítanme señalar el ataque con drones perpetrado ayer por milicias respaldadas por Irán contra fuerzas estadounidenses en Jordania. Mató a tres de nuestros soldados e hirió a muchos otros. Ante todo, pienso en aquellos que perdieron la vida, en los heridos, en sus familiares y amigos. Todos los días tenemos a nuestros hombres y mujeres uniformados en todo el mundo que arriesgan sus vidas por nuestra seguridad, por nuestra libertad. Como siempre, su coraje y su sacrificio son admirables.  

Desde el principio, hemos sido claros al advertir a cualquiera que busque aprovechar el conflicto en Oriente Medio e intentar expandirlo: No lo hagan. Hemos tomado medidas para defendernos a nosotros mismos y a nuestros socios, así como para evitar una escalada. Y el Presidente ha sido muy claro: Responderemos decisivamente a cualquier agresión y haremos responsables a las personas que atacaron a nuestras tropas. Lo haremos en el momento y lugar que elijamos. Al mismo tiempo, seguimos centrados en nuestros objetivos fundamentales en la región, tanto en términos del conflicto en Gaza como en esfuerzos más amplios para construir una paz y una seguridad verdaderamente duraderas.  

Con ese fin, tuve la oportunidad de reunirme hoy con el primer ministro y el ministro de Asuntos Exteriores de Catar sobre el esfuerzo en curso para liberar rehenes y crear una pausa prolongada. Esto es fundamental para que puedan llegar a la fórmula de la que hemos estado hablando para poner fin de forma duradera al ciclo de violencia que hemos visto en la región generación tras generación, así como para la oportunidad que existe para de hecho lograrlo: un Israel integrado con relaciones con todos sus vecinos, compromisos de seguridad, garantías que necesita para asegurarse de poder avanzar en paz y seguridad; una Autoridad Palestina reformada y un camino claro hacia un Estado palestino.  

Esa visión y su realización pueden cambiar drásticamente las circunstancias de seguridad para Israel, para los palestinos, para todos nuestros socios en la región, y al mismo tiempo aislar al pequeño número de actores que no quieren llegar allí, que tienen una visión muy diferente de lo que es el futuro, en particular, Irán; una visión diferente que vemos desarrollarse todos los días, ya sea directamente por parte de Irán o por sus representantes. Pero el camino hacia una seguridad duradera pasa por una región que esté más integrada, donde las relaciones entre sus países estén normalizadas y donde la pregunta de los derechos de los palestinos finalmente tenga respuesta.   

Por supuesto, hoy Jens y yo tuvimos la oportunidad de hablar sobre la Cumbre de la OTAN y otros asuntos relacionados con nuestra Alianza. Y tengo que decir que una vez más vemos que la OTAN está avanzando con un sentido de urgencia y un fuerte sentido no solo de unidad de propósito sino también de unidad de acción. Justo a finales de la semana pasada, Turquía aprobó la adhesión de Suecia a la OTAN. Suecia aporta enormes capacidades a la Alianza en todos los ámbitos. Hungría ahora tendrá que actuar para completar el proceso de adhesión de Suecia, pero anticipo plenamente que eso sucederá en las próximas semanas, cuando el parlamento de Hungría retorne.  

Ahora bien, la adhesión de Finlandia y Suecia estaba lejos de ser inevitable. De hecho, si retrocedemos un poco más de dos años, nadie hablaba de ello. Pero a raíz de la renovada agresión de Moscú contra Ucrania, ambos países sintieron que claramente les interesaba unirse a la Alianza para defender a su pueblo y defender su soberanía. Creo que el proceso que hemos visto en un tiempo realmente récord, primero con Finlandia y ahora con Suecia, demuestra que la puerta de la OTAN está abierta y sigue abierta, incluso para Ucrania, que se convertirá en miembro de la OTAN.  

Esto también subraya una de las muchas maneras en que la agresión de Putin contra Ucrania ha sido un grave fracaso estratégico para Rusia, que de hecho ha precipitado precisamente las cosas que Putin buscaba evitar. Quería reducir la OTAN; ahora es más grande y está creciendo incluso más. Quería debilitar a la OTAN; ahora es más fuerte que nunca.  

Creo que todo esto llegará a un importante punto de inflexión cuando estemos en la cumbre de la OTAN, la histórica Cumbre de la OTAN de la que tendremos el honor de ser anfitriones en Washington en julio. Creo que esta será la cumbre más ambiciosa desde el fin de la Guerra Fría, y mostrará la adaptación de la OTAN a nuevos desafíos y nuevas amenazas, ya sea Rusia, o ya sea de maneras muy diferentes la República Popular China, en el ámbito cibernético, el terrorismo. Y lo que están observando es una alianza que, como dije, se está uniendo de maneras nuevas y más sólidas para asegurarse de poder abordar esos desafíos eficazmente. E incluso mientras celebramos y llegamos a los 75 años de su historia en la Cumbre de la OTAN, el verdadero foco de la cumbre estará en los próximos 75 años y en todo lo que la OTAN ha hecho para adaptarse y hacerse indispensable, tal como ha sido, para la defensa y seguridad de sus miembros. 

Algunas de esas capacidades y parte de esa fuerza se mostraron cuando iniciamos los ejercicios militares más grandes de la OTAN desde el final de la Guerra Fría: “Steadfast Defender”, 90.000 efectivos que están enviando un mensaje muy claro: Esta Alianza está preparada y es capaz de defender cada centímetro cuadrado del territorio de la OTAN.  

Dialogamos con el secretario general del apoyo inquebrantable de la OTAN a Ucrania. La semana pasada, la OTAN firmó un contrato de 1.200 millones de dólares para producir 220.000 proyectiles de artillería. Esto ayudará a los aliados a reabastecer sus propios arsenales y complementará los esfuerzos de Estados Unidos, la Unión Europea y Ucrania para aumentar la producción de defensa. Esto hará que la propia OTAN y todos sus aliados sean mucho más resilientes ante futuras amenazas a medida que avancemos.  

A medida que todos asumimos estos desafíos, y quiero destacar que en el caso de Ucrania lo hemos visto muy, muy claramente; probablemente nunca haya habido un mejor ejemplo de reparto de cargas en la historia de la Alianza y de las asociaciones que tenemos con diferentes países que lo que vemos en cuanto a Ucrania. Como he mencionado antes, el apoyo que Estados Unidos ha brindado a Ucrania ha sido excepcional: alrededor de 75.000 millones de dólares en los últimos dos años. Pero nuestros socios y aliados, en particular nuestros principales aliados de la OTAN, han aportado más de 110.000 millones de dólares durante ese mismo período. Y ya sea apoyo militar, apoyo económico o apoyo humanitario, el reparto de la carga que hemos observado en el caso de Ucrania ha sido más que ejemplar.  

Sin embargo, para garantizar que esto continúe, que todos demos el paso y hagamos lo necesario para continuar asegurando que Ucrania conozca el éxito y Rusia conozca el fracaso estratégico, es vital que el Congreso apruebe la solicitud de presupuesto suplementario que el Presidente le ha presentado. Sin esto, sencillamente, todo lo que los ucranianos han logrado y lo que nosotros les hemos ayudado a lograr estará en riesgo. Y sin ese suplemento, enviaremos un mensaje fuerte y equivocado a todos nuestros adversarios de que no nos tomamos en serio la defensa de la libertad, la defensa de la democracia. Y sencillamente reforzará para Vladimir Putin que de alguna manera puede sobrevivir a Ucrania y a nosotros. Bueno, ese no va a ser el caso. Tenemos que asegurarnos de que no sea así.  

Por último, permítanme decir que tenemos mucho trabajo que hacer durante los próximos meses para prepararnos para la cumbre. Creo que hoy tuvimos muy buenas sesiones con el secretario general y pronto nos reuniremos con el asesor de Seguridad Nacional y el secretario de Defensa en el Pentágono para continuar ese trabajo. Espero con interés esa reunión y anticipo con entusiasmo las semanas y meses venideros en que nos prepararemos para la Cumbre de la OTAN. 

Jens, tiene la palabra. 


Para ver el texto original ir a: https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-and-nato-secretary-general-jens-stoltenberg-at-a-joint-press-availability-3/  

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés. 

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future