Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina del Portavoz
Declaración del Secretario de Estado, Antony J. Blinken
23 de marzo de 2022

Desde que inició esta guerra injusta y no provocada, el presidente ruso Vladimir Putin ha desatado una violencia incesante que provoca muerte y destrucción en toda Ucrania. Hemos visto numerosos informes creíbles de ataques indiscriminados y ataques dirigidos deliberadamente contra civiles, así como otras atrocidades. Las fuerzas de Rusia han destruido edificios de viviendas, escuelas, hospitales, infraestructura crítica, vehículos civiles, centros comerciales y ambulancias, y estos hechos han dejado miles de civiles inocentes heridos y muertos. Muchos de los sitios que atacaron las fuerzas de Rusia habían sido identificados claramente como espacios que estaban siendo usados por civiles. Esto incluye el hospital de maternidad de Mariúpol, como lo señaló la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en un informe del 11 de marzo. También incluye un ataque que alcanzó un teatro en Mariúpol que estaba marcado claramente con la palabra “дети” —“niños” en ruso — con letras gigantescas que resultaban visibles desde el aire. Las fuerzas de Putin usaron estas mismas tácticas en Grozni, en Chechenia y en Alepo, en Siria, donde intensificaron el bombardeo de ciudades con el objeto de doblegar la voluntad de las personas. Su intento de hacerlo en Ucrania ha vuelto a consternar al mundo entero y, como lo ha señalado acertadamente el presidente Zelenski, “ha bañado en sangre y lágrimas al pueblo de Ucrania”.

Cada día que las fuerzas de Rusia siguen adelante con su ataque brutal, aumenta el número de civiles muertos y heridos, incluidas mujeres, niños y niñas. El 22 de marzo, funcionarios en la ciudad sitiada de Mariúpol señalaron que más de 2400 civiles habían muerto tan solo en esa ciudad. Sin incluir la devastación en Mariúpol, las Naciones Unidas han confirmado oficialmente más de 2500 víctimas civiles, que incluyen muertos y heridos, y han subrayado que la cifra real posiblemente sea mayor.

La semana pasada, reiteré la declaración del presidente Biden, basado en las innumerables imágenes y relatos de destrucción y sufrimiento que hemos visto, de que crímenes de guerra habían sido cometidos por las fuerzas de Putin en Ucrania. Señalé entonces que los ataques deliberados contra civiles constituyen un crimen de guerra. Destaqué que expertos del Departamento de Estado y de otras áreas del gobierno de EE. UU. estaban documentando y analizando posibles crímenes de guerra en Ucrania.

En el día de hoy, puedo anunciar que, a partir de la información con la que se dispone actualmente, el Gobierno de EE. UU. evalúa que miembros de las fuerzas rusas han cometido crímenes de guerra en Ucrania.

Nuestra evaluación se basa en un análisis minucioso de la información disponible a partir de fuentes públicas y de inteligencia. Al igual que con cualquier presunto delito, un tribunal de justicia con jurisdicción sobre el delito, será el responsable en última instancia, de determinar si existe responsabilidad penal en casos específicos. El gobierno de EE. UU. continuará dando seguimiento a los informes de crímenes de guerra y compartirá la información que reúna con sus aliados, socios y con instituciones y organizaciones internacionales, según resulte pertinente. Estamos comprometidos a impulsar la rendición de cuentas empleando todas las herramientas disponibles, incluidos los procesos penales.


Para ver el texto original, ir a: https://www.state.gov/war-crimes-by-russias-forces-in-ukraine/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future