La Casa Blanca
26 de febrero de 2022

Nosotros, los líderes de la Comisión Europea, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, Canadá y los Estados Unidos, condenamos la guerra por elección de Putin y los ataques contra la nación soberana y el pueblo de Ucrania. Estamos con el gobierno y al pueblo de Ucrania en sus esfuerzos heroicos por resistir a la invasión de Rusia. La guerra de Rusia representa un asalto a las reglas y normas internacionales fundamentales que han imperado dese la Segunda Guerra Mundial, y cuya continuidad estamos decididos a defender. Haremos que Rusia rinda cuentas y, en forma colectiva, nos cercioraremos de que esta guerra sea un fracaso estratégico para Putin.

Durante la última semana, además de nuestras acciones diplomáticas y el trabajo colectivo para defender nuestras propias fronteras y asistir al gobierno y el pueblo de Ucrania en su lucha, nosotros, así como nuestros demás aliados y socios en todo el mundo, impusimos medidas severas contra instituciones y bancos rusos clave, así como contra los arquitectos de esta guerra, incluido el presidente ruso Vladimir Putin.

Al tiempo que las fuerzas rusas desatan su ataque sobre Kiev y otras ciudades ucranianas, estamos decididos a continuar imponiendo consecuencias a Rusia que seguirán aislándola del sistema financiero internacional y de nuestras economías. Estas medidas se implementarán en los próximos días.

Concretamente, nos comprometemos a adoptar las siguientes medidas:

En primer lugar, nos comprometemos a cerciorarnos de que determinados bancos rusos sean excluidos del sistema de mensajería financiera SWIFT. Tal medida permitirá desconectar a estos bancos del sistema financiero internacional y menoscabará sus posibilidades de operar a nivel global.

En segundo lugar, nos comprometemos a imponer medidas restrictivas que impedirán que el Banco Central de Rusia despliegue sus reservas internacionales de modos que debiliten el impacto de nuestras sanciones.

En tercer lugar, nos comprometemos a actuar contra aquellas personas y entidades que faciliten la guerra en Ucrania y las actividades perniciosas del gobierno ruso. En particular, nos comprometemos a adoptar medidas para limitar la venta de ciudadanías —los denominados pasaportes dorados— que permitieron que ciudadanos rusos acaudalados que tienen vínculos con el gobierno ruso se conviertan en ciudadanos de nuestros países y obtengan acceso a nuestros sistemas financieros.

En cuarto lugar, nos comprometemos a establecer durante la próxima semana un equipo transatlántico que trabajará para asegurar la implementación efectiva de nuestras sanciones financieras, al identificar e inmovilizar los activos de personas y entidades alcanzadas por sanciones que se encuentren en nuestras jurisdicciones. Como parte de este esfuerzo, estamos decididos a desplegar sanciones y otras medidas financieras y restrictivas contra otros funcionarios y miembros de élites rusas que tienen proximidad con el gobierno de Rusia, así como sus familiares, y los actores que los apoyan, con el fin de identificar e inmovilizar los activos que tengan en nuestras jurisdicciones. También nos proponemos colaborar con otros gobiernos y frustrar la circulación de fondos que tengan origen espurio, y negar a esas personas la posibilidad de ocultar sus activos en jurisdicciones de todo el mundo.

Por último, vamos a intensificar nuestras medidas coordinadas para contrarrestar la desinformación y otras formas de guerra híbrida.

Estamos junto al pueblo ucraniano en este período sombrío. Más allá de las medidas que anunciamos hoy, estamos preparados para adoptar mayores medidas con el objeto de que Rusia rinda cuentas por su ataque contra Ucrania.


Para ver el texto original, ir a: https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2022/02/26/joint-statement-on-further-restrictive-economic-measures/ 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future