La Casa Blanca
28 de enero de 2024 

En el día de hoy Estados Unidos está profundamente apesadumbrado. Anoche, tres militares estadounidenses fueron muertos, y muchos resultaron heridos, durante un ataque aéreo ejecutado con drones no tripulados contra nuestras fuerzas apostadas en el noreste de Jordania cerca de la frontera con Siria. Si bien todavía estamos determinando los datos sobre este ataque, sabemos que fue perpetrado por milicias radicales respaldadas por Irán que operan en Siria e Irak. 

Jill y yo nos unimos a los familiares y amigos de nuestros caídos, y a estadounidenses en todo el país, en señal de duelo por la pérdida de estos combatientes en este ataque absolutamente repudiable e injusto. Estos militares representaban lo mejor de nuestra nación: Valor inquebrantable. Sentido del deber incondicional. Compromiso irrenunciable con nuestro país, arriesgando su propia seguridad para anteponer la seguridad de sus conciudadanos estadounidenses y de nuestros aliados y socios en la lucha contra el terrorismo. Es una lucha de la que no desistiremos.  

Los tres militares estadounidenses que perdimos eran patriotas en el sentido más absoluto de la palabra. Y su sacrificio máximo nunca será olvidado por nuestra nación. Juntos, mantendremos la obligación sagrada que tenemos para con sus familias. Nos esforzaremos por ser dignos de su honor y valor. Continuaremos su compromiso de combatir el terrorismo. Y que no quepa duda: nos aseguraremos de que todos los responsables rindan cuentas en el momento y de la manera que consideremos adecuada.  


Para ver el texto original, ir a: https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2024/01/28/statement-from-president-joe-biden-on-attack-on-u-s-service-members-in-northeastern-jordan-near-the-syria-border/ 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés. 

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future