DEPARTAMENTO DE ESTADO DE EE. UU. 
Oficina del Portavoz 
Declaración del secretario de Estado de Estados Unidos Antony J. Blinken 
10 de diciembre de 2023

Vivimos según el principio de que todas las personas nacen libres e iguales con derechos humanos inherentes. Este principio, fruto de la previsión y la humildad de quienes nos precedieron, fue consagrado hoy hace 75 años por la Asamblea General de la ONU al adoptar la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). La DUDH, suscrita ahora por casi todos los países del mundo, enumera los derechos humanos que deben protegerse universalmente y establece una norma común de libertad y dignidad para todas las personas, de todas las naciones. 

Al contemplar los primeros 75 años de la DUDH, reconocemos lo que hemos logrado en este tiempo, pero también sabemos que queda mucho trabajo por hacer. Con demasiada frecuencia, las autoridades no protegen o, lo que es peor, pisotean los derechos humanos y las libertades fundamentales, a menudo en nombre de la seguridad o para mantenerse en el poder. Ya sea deteniendo y encarcelando injustamente a periodistas y disidentes, restringiendo la libertad de culto o creencias de una persona, o cometiendo atrocidades y actos de genocidio, violaciones y abusos de derechos humanos que socavan los avances logrados en apoyo de la DUDH. Ante estas acciones, debemos ejercer presión para lograr una mayor protección de los derechos humanos y promover la rendición de cuentas siempre que observemos violaciones o abusos de los derechos humanos y las libertades fundamentales. 

En su 75 aniversario, la DUDH debe seguir siendo nuestra guía en nuestro esfuerzo por crear el mundo en el que queremos vivir. Su mensaje es tan importante hoy como lo era hace 75 años: los derechos humanos son de todos, en todas partes.


Para ver el texto original ir a: Human Rights Day – United States Department of State 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés. 

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future