Para publicación inmediata
27 de abril de 2023

En el día de hoy, el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) han anunciado nuevas medidas enérgicas para seguir reduciendo la migración ilegal en el Hemisferio Occidental, ampliar de manera significativa las vías lícitas de protección y facilitar el procesamiento seguro, ordenado y humano de las personas migrantes.

Al igual que muchas otras medidas de salud pública que se adoptaron durante el período de COVID, la orden de salud pública temporaria conforme al Título 42 también va a concluir. Sin embargo, el levantamiento de la orden en virtud del Título 42 no implica que la frontera esté abierta. Cuando se levante la orden del Título 42 el día 11 de mayo a las 23:59 horas, Estados Unidos volverá a usar las facultades migratorias conforme al Título 8 para procesar de manera expeditiva y expulsar a personas que lleguen a la frontera estadounidense de forma ilegal. Estas facultades, que existen desde hace décadas, prevén consecuencias severas para el ingreso ilegal, que incluyen la prohibición de reingreso por al menos cinco años y el posible procesamiento penal ante intentos reiterados de ingresar en forma irregular. Se espera que al restablecer el procesamiento conforme al Título 8 se reduzca el número de cruces fronterizos reiterados a lo largo del tiempo, que aumentaron de manera significativa durante la vigencia del Título 42. Con respecto a las personas que crucen hacia Estados Unidos en la frontera sudoeste sin autorización o sin haber utilizado una vía lícita y sin haber concertado una cita específica para presentarse en un puerto de ingreso, se presumirá que no son elegibles para el asilo conforme a una nueva reglamentación propuesta, cuando no medie una excepción aplicable.

Las medidas anunciadas hoy se implementarán en coordinación estrecha con socios regionales, incluidos los gobiernos de México, Canadá, España, Colombia y Guatemala. Se apoyan en el resultado exitoso de procesos recientes que han reducido de manera sustancial los cruces ilegales en la frontera mediante una combinación de más vías lícitas y la expulsión rápida de quienes no usen esas vías lícitas.

Debe tenerse presente que estas medidas no reemplazan la necesidad de que el Congreso actúe ante esta situación. Solamente el Congreso podrá brindar las reformas y los recursos necesarios para gestionar de manera integral el desafío que implica la migración regional. Desde que asumió el cargo, el presidente Biden ha instado en forma continua al Congreso a que apruebe leyes que actualicen y reformen nuestro desactualizado sistema migratorio. El Departamento de Estado y el DHS actúan usando las herramientas y los recursos con los que cuentan conforme a las leyes vigentes, pero la inacción del Congreso, que no ha aprobado ni financiado el plan del Presidente, agravará el desafío en la frontera sudoeste.

Las medidas que se anunciaron hoy incluyen:

Imponer consecuencias más severas por no usar las vías lícitas

La transición para que vuelva a aplicarse el procesamiento conforme al Título 8 a todas las personas que se interceptan en la frontera surtirá efectos de inmediato cuando se levante la orden del Título 42. Las personas que crucen ilegalmente la frontera sudoeste de Estados Unidos:

  • en general serán procesadas conforme a las facultades de expulsión acelerada del Título 8 en cuestión de días;
  • quedarán imposibilitadas de volver a ingresar en Estados Unidos por al menos cinco años si se ordena su expulsión; y
  • se supondrá que no son elegibles para pedir asilo conforme a la reglamentación propuesta sobre Elusión de Vías Lícitas (Circumvention of Lawful Pathways), cuando no medie una excepción aplicable.

A fin de evitar estas consecuencias, se alienta a las personas a usar las numerosas vías lícitas que Estados Unidos ha ampliado en los últimos dos años. En el día de hoy, Estados Unidos ha anunciado más vías lícitas, que incluyen las siguientes:

  • Acceso ampliado a la aplicación CBPOne para presentarse en un puerto de ingreso de Estados Unidos. Cuando ya no esté vigente la orden conforme al Título 42, los migrantes en el centro y el norte de México tendrán acceso a la aplicación móvil CBPOne para programar una cita y presentarse ante un puerto de ingreso, en vez de intentar ingresar en zonas ubicadas entre dichos puertos. Mediante la aplicación CBPOne se pondrán a disposición citas adicionales, y el uso de esta herramienta posibilitará un procesamiento seguro, ordenado y humano.
  • Nuevos procesos de permisos (parole) para reunificación familiar. El DHS ha creado nuevos procesos de permisos para reunificación familiar destinados a El Salvador, Guatemala, Honduras y Colombia. El organismo también está modernizando los procesos de permisos para reunificación familiar existentes destinados a Cuba y Haití. Estos procesos, una vez finalizados, permitirán que las personas validadas que tengan peticiones aprobadas basadas en razones de familia puedan ingresar con este permiso en Estados Unidos. El Gobierno de Estados Unidos emitirá autorizaciones oportunas y eficientes para aquellos cuyos viajes haya sido aprobados y autorizados. Las personas que ingresen a Estados Unidos bajo el sistema de permisos siguiendo estos procesos serían elegibles para solicitar autorización de trabajo.
  • Duplicar la cantidad de refugiados del Hemisferio Occidental. Estados Unidos se comprometerá a recibir a miles de refugiados más por mes procedentes del Hemisferio Occidental, con el objeto de duplicar la cantidad de refugiados que Estados Unidos está decidido a recibir como parte de la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección. Para lograr tal objetivo, Estados Unidos trabaja en mejoras a las eficiencias en el procesamiento que se lograron en los últimos dos años y en seguir aumentando los recursos y el personal que se destinan al Programa de Estados Unidos de Admisión de Refugiados en esta región.

A su vez, Estados Unidos seguirá aceptando hasta 30.000 personas por mes procedentes de Venezuela, Nicaragua, Cuba y Haití como parte de los procesos ampliados de permisos humanitarios que se anunciaron previamente este año. La interceptación en la frontera de personas de estas nacionalidades se redujo de manera drástica cuando el DHS amplió los programas de permisos humanitarios. Estados Unidos también seguirá usando las facultades con las que cuenta para continuar fortaleciendo y ampliando otras vías lícitas.

Gestionar de manera humana los flujos migratorios con socios regionales

Un enfoque de la gestión de las migraciones que solo se ocupe de la situación en la frontera no resulta suficiente. Desde el primer día de su gestión, la Administración Biden-Harris ha abordado a la migración como un desafío regional y ha regenerado las relaciones con socios claves del Hemisferio Occidental. Como parte de esto, reunió a 20 líderes mundiales en la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección con el objeto de gestionar en forma conjunta los flujos migratorios y conseguir compromisos de todo el Hemisferio Occidental de ampliar las vías lícitas, abordar las causas fundamentales e intensificar el cumplimiento.

A partir de estas iniciativas, Estados Unidos está aunando esfuerzos con socios del Hemisferio Occidental con los siguientes propósitos:

  • Abrir centros regionales de procesamiento en el Hemisferio Occidental para facilitar el acceso a las vías lícitas. Mediante una decisión histórica, Estados Unidos y otros países partícipes en la Declaración de Los Ángeles anunciaron hoy que establecerán Centros Regionales de Procesamiento (RPC) en emplazamientos clave del Hemisferio Occidental con el objetivo de reducir la migración irregular y facilitar vías seguras, ordenadas, humanas y lícitas desde las Américas. Los primeros centros se instalarán en varios países de la región, como Colombia y Guatemala. Las personas de la región podrán hacer una cita desde su teléfono para visitar el RPC más próximo antes de viajar, obtener una entrevista con especialistas en inmigración y, si reúnen los requisitos, ser procesadas de manera rápida para acceder a vías lícitas a Estados Unidos, Canadá y España.
  • Implementar una campaña enérgica contra el contrabando dirigida a las redes delictivas en el Darién. Panamá, Colombia y Estados Unidos llegaron a un acuerdo histórico de lanzar una campaña de 60 días ante la migración sin precedentes que se registra a través del peligroso corredor del Darién. La campaña se anunció oficialmente el 20 de abril y apunta a desarticular las redes delictivas que facilitan el desplazamiento ilícito de personas y aumentar la presencia estatal en la selva. A medida que las autoridades retoman el control de esta región y erradican la presencia de actores delictivos, se exhorta a los migrantes a que aguarden y se sirvan de vías seguras, ordenadas y lícitas, incluidas las nuevas vías que se anunciaron hoy.
  • Aumentar las expulsiones de quienes no tienen un fundamento lícito para quedarse. Estados Unidos, en coordinación con nuestros socios regionales, ha incrementado de manera drástica la cantidad de vuelos de expulsión por semana. Esto incluye vuelos a Cuba, que se reanudaron esta semana tras la pausa debido a COVID-19. La cantidad de vuelos semanales se duplicará o triplicará para algunos países. Con este aumento en los vuelos de expulsión, los migrantes que crucen la frontera de Estados Unidos sin autorización y que no reúnan los requisitos para obtener protección serán devueltos en forma rápida y se les aplicará una prohibición de regresar por cinco años. Estados Unidos también colabora con socios extranjeros para actuar contra las redes delictivas que cobran cargos desorbitados a las personas migrantes para facilitar la migración por vía aérea. Las personas que lleguen a aeropuertos internacionales en la región con la intención de cruzar la frontera de Estados unidos ilegalmente deberían saber que serán enviadas de regreso y que enfrentarán consecuencias. El DHS también ha establecido que quienes intenten migrar de manera irregular a Estados Unidos por vía marítimas peligrosas no son elegibles para los procesos de permiso humanitario que se anunciaron en enero.
  • Combatir la desinformación que propagan los contrabandistas. Los contrabandistas ya están desplegando campañas de desinformación para lucrar con migrantes vulnerables en el período previo a que se restablezca el procesamiento conforme al Título 8. A fin de combatir tal desinformación, las misiones diplomáticas del Departamento de Estado en el hemisferio están difundiendo información precisa sobre las leyes migratorias estadounidenses e interactuando con un amplio espectro de audiencias regionales para contrarrestar la narrativa de los contrabandistas. Todos los líderes electos y actores interesados, independientemente de cuál sea su afiliación política, deberán trabajar para contrarrestar la desinformación y la propaganda de los contrabandistas, en vez de contribuir a ella.

Facilitar el procesamiento seguro, ordenado y humano de los migrantes

Las medidas que se anunciaron hoy apuntan a cambiar la estructura de incentivos que lleva a las personas a huir de sus países y explorar vías de inmigración ilícitas. Facilitan el acceso seguro y ordenado a vías lícitas en el Hemisferio Occidental, para que menos migrantes pongan en riesgo su vida intentando llegar de manera directa a la frontera suroeste.

A fin de facilitar el procesamiento seguro, ordenado y humano de los migrantes que llegan a la frontera suroeste, Estados Unidos hará lo siguiente:

  • Procesar de manera expeditiva y expulsar a las personas que lleguen a la frontera suroeste y no tengan un fundamento legal para permanecer. Las personas que estén en procesos de expulsión acelerada y que expresen el temor de sufrir persecución en su país de nacionalidad o país de expulsión designado serán remitidas a un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos que tenga formación especializada en asilo para mantener una entrevista y determinar si su temor es creíble. Las entrevistas a personas adultas solteras, así como la eventual revisión de una determinación negativa por un juez de inmigración, se llevarán a cabo mientras el ciudadano extranjero se encuentra bajo la custodia del DHS, ya sea en un establecimiento de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos o de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Al agilizar la revisión de estas solicitudes de asilo, el DHS podrá brindar asistencia con mayor rapidez a quienes reúnan los requisitos y expulsar con mayor celeridad a quienes no los reúnan. Para contribuir a un procesamiento más rápido, el DHS está aumentando su capacidad de alojamiento, incrementando las capacidades y tecnologías, instalando cientos de líneas telefónicas y cabinas privadas para realizar entrevistas de temor creíble (CFI) y ampliar el acceso a asesores legales, y programando entrevistas CFI en un plazo de 24 horas. El DHS y el Departamento de Justicia (DOJ) también están aumentando el número de funcionarios de asilo y jueces de inmigración, respectivamente, para completar procedimientos de inmigración en la frontera con mayor rapidez. Al igual que los adultos solteros, las familias serán asignadas a procedimientos de expulsión, que incluirán la expulsión acelerada. El DHS actualmente está enfocado en usar su programa de Alternativas a la Detención para familias, que incluyen monitores GPS y medidas de supervisión reforzadas, como toques de queda, y en ampliar los servicios de gestión de casos. Es posible que se usen medidas más rigurosas para quienes no cumplan. Al igual que los adultos solteros, las familias con órdenes definitivas de expulsión serán expulsadas.
  • Aumentar los recursos adicionales. El DHS está ampliando de manera sustancial sus capacidades de transporte aéreo y terrestre para expulsar con rapidez a migrantes cuando ello esté justificado o transportar a migrantes a sectores fronterizos menos congestionados para continuar allí procedimientos ulteriores de cumplimiento migratorio. El DHS también está poniendo otros 15 millones de dólares a disposición de su Programa Piloto de Gestión de Casos para brindar servicios voluntarios de gestión de casos y de otro tipo a ciudadanos extranjeros, con el fin de lograr un mayor cumplimiento de las citas de comparecencia judicial y acelerar los tiempos de procesamiento. Los servicios estarán disponibles para determinados ciudadanos extranjeros inscriptos en el programa de Alternativas a la Detención del DHS, que es una herramienta importante usada por el DHS para personas y familias mientras aguardan el resultado de los procedimientos de inmigración.
  • Gestionar necesidades de recursos. Las primeras medidas que se anunciaron hoy son necesarias como parte de los preparativos para el restablecimiento del procesamiento conforme al Título 8 y para una situación en la que habrá más interceptaciones en la Frontera Suroeste, pero no son de por sí suficientes para abordar los requisitos de recursos que tendrá el DHS una vez que se levante el Título 42. El DHS informó al Congreso sobre su intención de reprogramar fondos de su presupuesto para apoyar otros requerimientos emergentes en el DHS. La reprogramación de fondos existentes para responder a faltantes inmediatos en las operaciones en la frontera no debería interpretarse como suficiente para las necesidades a largo plazo que implicará asegurar nuestra frontera y hacer valer nuestras leyes. La Administración solicitó 4.900 millones de dólares para estas funciones, pero recibió apenas 2.700 millones de dólares a través de la Ley General que se aprobó en diciembre, lo cual no representa un nivel adecuado para responder al aumento a corto plazo que se anticipa que ocurrirá tras el fin del Título 42 el 11 de mayo y las limitaciones a más largo plazo que implica operar dentro de un sistema migratorio fallido que el Congreso no ha actualizado en décadas. Si bien el Departamento está utilizando con prudencia los fondos limitados que el Congreso ha proporcionado a fin de prepararse para el entorno que se generará con posterioridad a la vigencia del Título 42, esta notificación relativa a la reconversión de los fondos existentes implica apenas una fracción de lo que necesitará eventualmente el DHS.
  • Reducir los impactos en las comunidades de la frontera. El DHS ha asignado más de 135 millones de dólares a comunidades en lo que va de este año fiscal, y otorgará otros 290 millones de dólares en las próximas semanas. La Administración también está intensificando la coordinación entre funcionarios estatales y locales y otras agencias federales para brindar recursos, asistencia técnica y apoyo, incluso mediante sesiones periódicas de información con partes interesadas para asegurar que el programa se entienda de manera amplia y que los fondos sean accesibles. La Administración seguirá movilizando a organizaciones religiosas y sin fines de lucro que brindan apoyo a migrantes, incluidas las que ofrecen refugio temporal, alimentos, transporte y asistencia humanitaria mientras las personas aguardan conocer el resultado de sus procedimientos migratorios.

La Administración Biden-Harris se ha estado preparando para el eventual levantamiento de la orden de salud pública conforme al Título 42 durante bastante más de un año. Además de trabajar para combatir la desinformación y actuar de manera coordinada con comunidades locales y ONG, el DHS puso en marcha acciones de planificación para contingencias con el fin de prepararse para el eventual levantamiento del Título 42. En febrero de 2022, el DHS estableció formalmente el Centro de Coordinación de la Frontera Sur (Southwest Border Coordination Center), que lidera la planificación y la coordinación de una repuesta integral del gobierno al aumento de interceptaciones en la frontera que se prevé que ocurrirá. En abril de 2022, el secretario Mayorkas emitió el Plan de Seguridad y Preparación en la Frontera Suroeste del DHS, que describe una estrategia de seis pilares para gestionar el aumento en la cantidad de interceptaciones una vez que ya no esté vigente el Título 42, y actualizó el plan en diciembre de 2022.

Pese a estos esfuerzos, prevemos que los días siguientes a la finalización de la orden de salud pública conforme al Título 42 serán complejos y que las interceptaciones aumentarán por un tiempo, puesto que los contrabandistas intentarán difundir desinformación para beneficiarse con este cambio. Mediante el enfoque que se describió anteriormente, y el trabajo de nuestro valioso personal, la Administración Biden-Harris hará todo lo que esté dentro de sus facultades para responder a este desafío, pero hasta tanto el Congreso disponga las medidas de reforma migratoria que solicitó el presidente Biden el primer día de su gestión, el sistema de inmigración de Estados Unidos permanecerá desvirtuado.


Para ver el texto original, ir a: https://www.dhs.gov/news/2023/04/27/fact-sheet-us-government-announces-sweeping-new-actions-manage-regional-migration 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future