An official website of the United States government Here's how you know

Official websites use .gov

A .gov website belongs to an official government organization in the United States.

Secure .gov websites use HTTPS

A lock ( ) or https:// means you’ve safely connected to the .gov website. Share sensitive information only on official, secure websites.

Departamento de Estado de Estados Unidos
Oficina del Portavoz
12 de mayo de 2021
Declaraciones a la prensa

Sala de prensa
Washington, D.C.

SECRETARIO BLINKEN: Ned, muchas gracias. Buenos días a todos. Permítanme empezar, en primer lugar, deseando a todo el mundo buenos días, y Eid Mubarak a todos los que lo celebren.

Antes de hablar del informe, quiero dedicar un minuto a comentar lo que está ocurriendo en Israel, Cisjordania y Gaza. Estamos profundamente preocupados por lo que estamos viendo allí. Las imágenes que han aparecido durante la noche son estremecedoras y la pérdida de cualquier vida civil es una tragedia. He pedido al vicesecretario de Estado adjunto, Hady Amr, que vaya inmediatamente a la región para reunirse con los líderes israelíes y palestinos. Aportará sus décadas de experiencia y, en particular, instará en mi nombre y en el del presidente Biden a una desescalada de la violencia. Estamos muy centrados en esto.

Estados Unidos continúa comprometido con una solución de dos Estados. Esta violencia nos aleja aún más de ese objetivo. Apoyamos plenamente el derecho legítimo de Israel a defenderse. Hemos condenado y condeno de nuevo los ataques con cohetes en los términos más enérgicos posibles. Creemos que los palestinos y los israelíes merecen por igual vivir a salvo y con seguridad y seguiremos colaborando con los israelíes, los palestinos y otros socios regionales para instar a la desescalada y a la calma.

Ahora, permítanme volver a lo que nos reúne esta mañana, que es el informe. Hoy, el Departamento de Estado publica el “Informe sobre libertad religiosa internacional 2020”.  Hemos producido este documento cada año durante 23 años. Ofrece una revisión exhaustiva del estado de la libertad religiosa en casi 200 países y territorios de todo el mundo, y refleja el esfuerzo colectivo de literalmente cientos de diplomáticos estadounidenses en todo el mundo y de nuestra Oficina para Asuntos de Libertad Religiosa Internacional aquí en Washington, dirigida por Dan Nadel, y él responderá a algunas de sus preguntas de hoy sobre el informe.

Permítanme decir unas palabras sobre la importancia de este informe. La libertad religiosa es un derecho humano; de hecho, va en la esencia de lo que significa ser humano: pensar libremente, seguir nuestra conciencia, cambiar nuestras creencias si nuestras emociones y mentes nos llevan a ello, expresar esas creencias en público y en privado. Esta libertad está consagrada en la Declaración Universal de Derechos Humanos. También forma parte de la Primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos. El compromiso de nuestro país con la defensa de la libertad de culto y creencias se remonta a siglos atrás. Continúa hoy en día.

La libertad religiosa, como todo derecho humano, es universal. Todas las personas, en cualquier lugar, tienen derecho a ella, independientemente de dónde vivan, de lo que crean o de lo que no crean. La libertad religiosa es igual a otros derechos humanos porque los derechos humanos son indivisibles. La libertad religiosa no es más o menos importante que la libertad de expresión y de reunión, de participar en la vida política de su país, de vivir libre de tortura o esclavitud, o que cualquier otro derecho humano.  De hecho, todos son interdependientes. La libertad religiosa no puede realizarse plenamente si no se respetan los demás derechos humanos, y cuando los gobiernos violan el derecho de su pueblo a creer y rendir culto libremente, se ponen en peligro todos los otros derechos. Y la libertad religiosa es un elemento clave de una sociedad abierta y estable. Sin ella, la gente no puede contribuir plenamente al éxito de su país. Y siempre que se niegan los derechos humanos, se enciende tensión, se genera división.

Como indica el Informe sobre libertad religiosa internacional de este año, para muchas personas de todo el mundo este derecho sigue estando fuera de su alcance. De hecho, según el Centro de Investigación Pew, 56 países, lo que abarca una mayoría significativa de la población mundial, experimentan restricciones altas o graves a la libertad religiosa.

Por citar sólo algunos ejemplos del informe de este año, Irán sigue intimidando, acosando y deteniendo a miembros de grupos religiosos minoritarios, como los bahaíes, los cristianos, los judíos, los zoroastrianos así como a musulmanes suníes y sufíes.

En Birmania, los militares golpistas están entre los responsables de la limpieza étnica y otras atrocidades contra los rohinyá, en su mayoría musulmanes, y otras minorías religiosas y étnicas de todo el mundo.

En Rusia, las autoridades siguen acosando, deteniendo y confiscando bienes de los testigos de Jehová, así como de miembros de grupos minoritarios musulmanes, bajo el pretexto de un supuesto extremismo.

En Nigeria, los tribunales siguen condenando a personas por blasfemia, sentenciándolos a penas de prisión de larga duración o incluso a muerte. Sin embargo, el gobierno aún no ha llevado a nadie ante la justicia por la matanza de cientos de musulmanes chiitas en 2015 por parte del ejército.

Arabia Saudí sigue siendo el único país del mundo sin una iglesia cristiana, aunque hay más de un millón de cristianos que viven en Arabia Saudí. Y las autoridades siguen encarcelando a activistas de derechos humanos como Raif Badawi, que fue condenado en 2014 a una década de prisión y mil latigazos por hablar de sus creencias.

Y China criminaliza ampliamente la expresión religiosa y sigue cometiendo crímenes de lesa humanidad y genocidio contra los uigures musulmanes y los miembros de otros grupos religiosos y étnicos minoritarios.

Hoy anuncio la designación de Yu Hui, exdirector de la oficina del llamado “Grupo líder central de prevención y tratamiento de las religiones herejes”, de Chengdu, por su participación en graves violaciones de los derechos humanos, a saber, la detención arbitraria de practicantes de Falun Gong. Yu Hui y su familia no pueden ahora entrar en Estados Unidos.

Podría seguir; los ejemplos son demasiado numerosos.

En términos más generales, estamos viendo que el antisemitismo aumenta en todo el mundo, incluso aquí en Estados Unidos, así como en toda Europa. Se trata de una ideología peligrosa que la historia ha demostrado que suele ir unida a la violencia. Debemos oponernos enérgicamente al antisemitismo allí donde se produzca.

El odio antimusulmán sigue estando muy extendido en muchos países, y esto también es un grave problema para Estados Unidos, así como en Europa.

Tenemos que trabajar para garantizar que las personas de todas las creencias y orígenes sean tratadas con la misma dignidad y respeto.

Como se señala en este informe, algunos países han dado pasos positivos, y eso también merece un comentario. El año pasado, el gobierno de transición de Sudán, dirigido por civiles, derogó las leyes de apostasía y de orden público que se habían utilizado para acosar a miembros de grupos religiosos minoritarios. El gobierno de Uzbekistán ha liberado a cientos de personas que habían sido encarceladas por sus creencias. El sábado pasado, Turkmenistán liberó a 16 testigos de Jehová que eran objetores de conciencia y se negaban a prestar servicio en el ejército. Tenemos entendido que las autoridades ofrecerán ahora a los objetores de conciencia formas alternativas de cumplir con los requisitos del servicio nacional.

Deseamos ver más avances de ese tipo, y por eso nuestra promesa al mundo es que la administración Biden-Harris protegerá y defenderá la libertad religiosa en todo el mundo. Mantendremos el prolongado liderazgo de Estados Unidos en esta cuestión. Estamos agradecidos a nuestros socios, entre los que se encuentran gobiernos afines, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y redes como la Alianza Internacional para la Libertad de Creencias Religiosas y el Grupo de Contacto Internacional sobre Libertad Religiosa o de Credo. Seguiremos trabajando estrechamente con las organizaciones de la sociedad civil, incluidos los defensores de los derechos humanos y las comunidades religiosas, para combatir todas las formas de odio y discriminación por motivos religiosos en todo el mundo.

Muchas, muchas gracias y esperamos poder profundizar en el informe.


Para ver el texto original ir a:  https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-on-release-of-the-2020-international-religious-freedom-report/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future