DEPARTAMENTO DE ESTADO DE EE. UU.
Oficina del Portavoz
Para difusión inmediata
DECLARACIONES
Secretario de Estado Antony J. Blinken en conferencia de prensa
9 de enero de 2024
Hotel David Kempinski
Tel Aviv, Israel

SECRETARIO BLINKEN: Buenas noches.

Este es mi cuarto viaje a Israel desde los horrorosos ataques cometidos por Hamás el 7 de octubre, por lo que estoy aquí justo un poco más de tres meses, 95 días, desde que esos ataques ocurrieran.

Sabemos que para las personas más afectadas por esos ataques y por el conflicto que siguió, el tiempo transcurre de manera diferente.

Inmediatamente antes de aquí me reuní con los familiares de los rehenes que están cautivos en Gaza y con los rehenes que ya fueron liberados. Me he reunido en varias ocasiones con algunas de esas familias. Para ellos cada día, cada hora, cada minuto que están separados de sus seres queridos es una eternidad.

El tiempo se siente también de manera distinta para las familias en Gaza, de las cuales cientos de miles están experimentando una aguda inseguridad alimentaria. Para la madre o el padre que trata de encontrar algo con que alimentar a sus hijos hambrientos el pasar otro día sin comida es desolador.

El tiempo es también diferente para los israelíes y palestinos cuyos inocentes seres queridos han muerto. Para ellos el tiempo se limita a un “antes” y un “después”, con el “después” repleto con una pérdida que la mayoría de nosotros nunca conocerá ni que tampoco imaginaremos plenamente.

Y estos son apenas unos pocos ejemplos de cuán difíciles se han sentido estos 95 días, y que la gente más afectada por este conflicto sigue sintiendo.

Este inmenso costo humano es una de las razones por la cuales permanecemos junto a Israel, para asegurarnos de que ese 7 de octubre no vuelva a ocurrir.

Es por ello que estamos intensamente centrados en traer de vuelta a los rehenes a su país, en atender la crisis humanitaria, en reforzar la protección de los civiles en Gaza y en evitar que el conflicto se extienda.

Y esta es la razón por la que estamos trabajando con urgencia para forjar un camino hacia una paz y seguridad duraderas en esta región.

Nosotros consideramos que el reclamo contra Israel en la Corte Internacional de Justicia distrae al mundo de estos importantes esfuerzos. Y es más, la acusación de genocidio carece de mérito.

Es particularmente mortificante, dado que aquellos que atacan a Israel: Hamás, Hizbulá, los hutíes, así como su partidario Irán, continúan haciendo un llamado abiertamente a la aniquilación de Israel y el asesinato masivo de los judíos.

En este viaje llegué a Israel luego de reunirme con los líderes de Turquía, Grecia, Jordania, Catar, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Y todos esos líderes comparten nuestra preocupación sobre la expansión del conflicto. Todos ellos están comprometidos a utilizar su influencia, utilizar los lazos que tienen para evitar que llegue a escalar, para impedir que se abran nuevos frentes.

Además, todos expresaron su grave preocupación por la terrible situación humanitaria y por la cantidad de civiles muertos en Gaza.

Sabemos que enfrentamos a un enemigo que se oculta entre los civiles, que se oculta y dispara desde escuelas, desde hospitales, lo que hace de esto algo increíblemente desafiante. Pero el costo diario de civiles en Gaza, en especial de niños, es demasiado elevado.

Se han logrado importantes progresos para aumentar la cantidad de ayuda que llega a Gaza, incluyendo la apertura de Kerem Shalom.

Sin embargo, el 90 por ciento de la población de Gaza sigue enfrentando una aguda inseguridad alimentaria, de acuerdo a las Naciones Unidas. Para los niños el efecto de un largo periodo sin alimentos puede tener consecuencias para toda la vida.

Como lo subrayé en nuestras reuniones de hoy, más comida, más agua, más medicamentos y otros productos básicos necesitan llegar a Gaza. Y una vez que lleguen a Gaza necesitan ser repartidos con más eficacia entre las personas que los necesitan.

Asimismo, Israel necesita hacer todo lo que pueda para eliminar cualquier obstáculo para cruzar a otras partes de Gaza. Mejorar los procedimientos para aliviar el conflicto para asegurar que la ayuda pueda ser trasladada de manera segura es un componente crítico en esto.

Las Naciones Unidas están desempeñando una función indispensable en atender las enormes necesidades humanitarias en Gaza. Simplemente, no hay alternativa.

El personal de la ONU y otros trabajadores humanitarios en Gaza están demostrando un valor extraordinario para brindar servicios que salvan vidas en algo que es una situación extremadamente desafiante.

Anoche hablé con Sigrid Kaag, la nueva coordinadora de la ONU para Asuntos Humanitarios y Reconstrucción para Gaza, sobre los esfuerzos en curso.

Ahora, Sigrid Kaag es una persona con la que trabajé muy estrechamente hace algunos años cuando ella dirigía la misión de la ONU que destruyó el armamento químico del régimen de Asad en Siria. Por ello, puedo decir por experiencia que ella cuenta con todo lo que se necesita para cumplir esta tarea.

Ella cuenta con el apoyo pleno de Estados Unidos. También debería tenerlo de Israel.

Hoy también hemos hablado de la transición gradual de la campaña militar de Israel en Gaza. Continuamos ofreciendo nuestros mejores consejos sobre cómo Israel puede lograr su objetivo esencial de garantizar que el 7 de octubre no pueda repetirse jamás. Y creemos que Israel ha logrado avances significativos hacia este objetivo fundamental.

A medida que la campaña de Israel va pasando a una fase de menor intensidad en el norte de Gaza, y que las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) reduzcan sus fuerzas allí, hemos acordado hoy un plan para que la ONU realice una misión de evaluación. Esta determinará lo que hay que hacer para que los palestinos desplazados puedan regresar con seguridad a sus hogares en el norte.

Ahora bien, esto no va a suceder de la noche a la mañana. Existen graves problemas humanitarios, de seguridad y de infraestructuras. Pero la misión iniciará un proceso que evalúe estos obstáculos y cómo pueden superarse.

En las reuniones de hoy también he sido muy claro: los civiles palestinos deben poder regresar a sus hogares tan pronto como las condiciones lo permitan. No se les debe presionar para que abandonen Gaza. Como le dije al primer ministro, Estados Unidos rechaza inequívocamente cualquier propuesta que abogue por el reasentamiento de palestinos fuera de Gaza, y el primer ministro me ha reafirmado hoy que esa no es la política del gobierno de Israel.

También hemos hablado de las tensiones en la frontera norte de Israel con Líbano, donde Hizbulá sigue lanzando diariamente ataques con cohetes contra Israel. Como dije al gabinete de guerra y a otros altos funcionarios, Estados Unidos está con Israel para garantizar la seguridad de su frontera septentrional. Estamos plenamente comprometidos a trabajar con Israel para encontrar una solución diplomática que evite la escalada y permita a las familias regresar a sus hogares, vivir con seguridad en el norte de Israel y también en el sur del Líbano.

Por último, seguimos dialogando sobre cómo construir una paz y una seguridad más duraderas para Israel dentro de la región. Como le dije al primer ministro, todos los socios con los que me reuní en este viaje dijeron que están dispuestos a apoyar una solución duradera que ponga fin al largo ciclo de violencia y garantice la seguridad de Israel, pero subrayaron que esto solo puede conseguirse mediante un enfoque regional que incluya una vía hacia un Estado palestino.

Estos objetivos son alcanzables, pero sólo si se persiguen juntos. Esta crisis ha dejado claro que no se puede tener uno sin el otro, y que no se puede alcanzar ninguno de los dos objetivos sin un enfoque regional integrado.

Para que esto sea posible, Israel debe ser un socio de los líderes palestinos que estén dispuestos a guiar a su pueblo a vivir lado a lado en paz con Israel y como vecinos. Así mismo, Israel debe dejar de tomar medidas que menoscaben la capacidad de los palestinos para gobernarse a sí mismos con eficacia. La violencia extremista de los asentados llevada a cabo con impunidad, la expansión de los asentamientos, las demoliciones y los desalojos dificultan, no facilitan, que Israel logre una paz y una seguridad duraderas.

La Autoridad Palestina también tiene la responsabilidad de reformarse a sí misma, de mejorar su gobernanza, cuestiones que tengo previsto plantear al presidente Abás, entre otras, cuando nos reunamos mañana.

Si Israel quiere que sus vecinos árabes tomen las decisiones difíciles necesarias para contribuir a garantizar su seguridad duradera, los dirigentes israelíes tendrán que tomar también decisiones difíciles.

Cuando el presidente Biden se dirigió al pueblo de Israel días después del atentado del 7 de octubre, hizo una promesa muy sencilla: Estados Unidos respalda a Israel hoy, mañana y siempre. La amistad entre nuestras naciones es verdaderamente excepcional. Es nuestro vínculo único y el compromiso perdurable de Estados Unidos con el pueblo de Israel lo que permite, de hecho, lo que exige, que seamos lo más francos posible en los momentos en los que hay más en juego, cuando las decisiones son más importantes. Este es uno de esos momentos.

Con gusto responderé algunas preguntas.

 

Para ver el texto original, ir a: https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-at-a-press-availability-45/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés

U.S. Department of State

The Lessons of 1989: Freedom and Our Future